Resultados encuesta de agresión y bullying escolar

Hoy se entregaron los resultados de nacionales de agresión prevención y acoso escolar del Simce 2012 en 4º básico y 2º medio. Las cifras del estudio, si bien no pueden ser calificadas de alentadoras, tampoco resultan alarmantes: son reflejo de la realidad país a distintos niveles. Ello se expresa, por ejemplo, en los siguientes resultados: … Continuar leyendo “Resultados encuesta de agresión y bullying escolar”

ESCRITO POR: Educación 2020

Hoy se entregaron los resultados de nacionales de agresión prevención y acoso escolar del Simce 2012 en 4º básico y 2º medio. Las cifras del estudio, si bien no pueden ser calificadas de alentadoras, tampoco resultan alarmantes: son reflejo de la realidad país a distintos niveles. Ello se expresa, por ejemplo, en los siguientes resultados:

–        La percepción de conductas agresivas tanto en 4º básico como en 2º medio, son mayores en el sector municipal y en los sectores socioeconómicos bajos y medios bajos. Esta problemática nos remite al problema de la segregación y la necesidad de fortalecer la Educación Pública.

–        Las burlas y descalificaciones son las conductas que se presentan con mayor frecuencia en ambos niveles educativos. En cambio, las amenazas alcanzan un porcentaje relativamente bajo (15% y 11% en 4º y 2º, respectivamente) y si bien esto no deja de ser preocupante, de alguna manera obedece a factores culturales e idiosincráticos, de larga data y propios del contexto educativo actual (uso de tecnologías, temáticas que se posicionan desde los medios de comunicación, etc.).

–        El acoso escolar o bullying (conductas de hostigamiento sostenidas en el tiempo) es transversal a las distintas dependencias, grupos socioeconómicos y regiones del país y alcanza a un 4,2% de los estudiantes de 2º medio.

¿Qué posibilidades de acción se despliegan a partir de estos resultados? Diversas. La profesora del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020 Loreto Jara recomienda algunas:

–        Respecto de políticas públicas, por un lado, focalizar las intervenciones educativas a aquellos establecimientos que presenten problemáticas específicas de agresión y acoso. Por otro lado, avanzar en la posibilidad de políticas más integradas, dado que los problemas que se presentan en la escuela, de alguna manera, son réplica de problemáticas sociales que se viven en el barrio o el contexto local (por ejemplo, es frecuente que los estudiantes que portan armas tengan familiares en el sistema penitenciario, lo que da cuenta de una realidad compleja de la que la escuela no puede hacerse cargo de manera aislada).

–        Respecto de las acciones pedagógicas y convivenciales que se desarrollan en las escuelas, avanzar en tareas específicas que permitan realmente vivir la diversidad, más allá del reconocimiento de las diferencias o de un discurso de tolerancia y aceptación: aprender a valorar al otro como legítimo otro, en espacios de aprendizaje donde sea posible tanto la timidez como la extroversión, la tranquilidad como la hiperactividad; el conocimiento y valoración del cuerpo más allá de los estereotipados patrones de belleza y aceptación social. No es suficiente que estas declaraciones estén presentes en los Proyectos Educativos o en los Manuales de Convivencia: deben ser vividos y ejemplificados por todos los actores de la comunidad educativa.

–        Respecto de investigación educativa, ahondar en las cifras para distinguir, por ejemplo, algunas relaciones más precisas entre género, rendimiento académico, nivel socioeconómico y las tipologías de agresión que se presentan de acuerdo a estas categorías. Análisis más finos permitirán tener orientaciones más concretas respecto de cómo fortalecer la convivencia escolar en las escuelas y liceos de Chile.

Descargar resultados nacionales de agresión prevención y acoso escolar Simce 2012.

 

Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir