Mirentxu Anaya, Directora Ejecutiva de Educación 2020: “El gran motor de mi trabajo son los niños y niñas de Chile”

“El 2011 fui al Salón Internacional de la Educación y vi exponer a Mario Waissbluth. Hablaba sobre los profesores, el movimiento estudiantil, la calidad de la educación y decía ‘esto no puede esperar, es importante el sentido de urgencia’. Tenía un tono directo y provocador. Faltaba eso en educación. Entonces pensé: ‘yo quiero trabajar ahí, … Continuar leyendo “Mirentxu Anaya, Directora Ejecutiva de Educación 2020: “El gran motor de mi trabajo son los niños y niñas de Chile””

ESCRITO POR: Educación 2020

“El 2011 fui al Salón Internacional de la Educación y vi exponer a Mario Waissbluth. Hablaba sobre los profesores, el movimiento estudiantil, la calidad de la educación y decía ‘esto no puede esperar, es importante el sentido de urgencia’. Tenía un tono directo y provocador. Faltaba eso en educación. Entonces pensé: ‘yo quiero trabajar ahí, yo quiero que él sea mi jefe”.

Ése fue el primer acercamiento directo de Mirentxu Anaya –socióloga, 36 años– con Educación 2020. Un camino que describe “como un torbellino”, y que este año la llevó a convertirse en la Directora Ejecutiva de la Fundación. Eso, junto a su pasión por la educación y un liderazgo innato, que desde el colegio la tuvo a la cabeza de todo tipo de organización, desde el equipo de volleyball hasta su centro de alumnas, son las armas que tiene Mirentxu para enfrentarse a este nuevo desafío.

Sentido de urgencia

Mirentxu es determinada, así que luego de escuchar a Mario Waissbluth, llegó a su casa a escribirle un mail con el asunto “La urgencia de educación de calidad”. En ese mail se presentaba y contaba que había participado en estudios sobre educación en UNICEF, que había dedicado su tesis de magíster a analizar la gestión de colegios en entornos vulnerables, que investigaba y hacía clases en universidades y que, en ese momento, trabajaba en una Fundación dedicada a la educación que, curiosamente, se involucraba muy poco en el contexto político del 2011, en pleno auge del movimiento estudiantil, motivación que sí reconocía en Educación 2020 y que la inspiraba a sumarse al proyecto.

Días después, la llamaron. “Me entrevistó Adriana Delpiano y fue amor a primera vista: me encantó ella. Sentí que era un privilegio tremendo trabajar con dos líderes de ese calibre”. Delpiano fue la Directora Ejecutiva de Educación 2020 desde 2010, para Mirentxu, ella es una de las grandes artífices del éxito de la Fundación: “Luego de fundarse el mito de esta organización, con Mario y los estudiantes, llega Adriana y lo profesionaliza. Canaliza esa energía y crea una organización sólida, seria y con una muy buena convivencia, que incluso ha sido reconocida como Great Place to Work. A nivel nacional, posiciona a Educación 2020 con una estrategia muy clara de política pública”.

De la política al terreno

Así, en 2012, llega a reemplazar a Valentina Quiroga (actual Subsecretaria de Educación), al mando del equipo de Política Educativa. De esta experiencia, Mirentxu destaca el rol de la Fundación como mediadora entre la ciudadanía, la academia y los actores políticos. “Educación 2020 tienen la genialidad de traducir los discursos de esos actores en simple y atractivo”, afirma Mirentxu.

Al año siguiente, nació el desafío del Centro de Liderazgo Educativo (CLE) de Educación 2020, que acompaña a colegios públicos vulnerables, y que Mirentxu estuvo a cargo de echar a andar. “Es una labor que tiene que ver con los niños y niñas, que es lo que me mueve en esta pega. Estoy convencida de que hay que estar en las escuelas, porque si no te vuelas en teorías. Para tomar buenas decisiones, necesitamos ver en terreno qué necesitan los niños y niñas”, explica.

Para Mirentxu el CLE es una pieza fundamental que une las propuestas de la organización con lo que sucede en terreno, haciéndose cargo del sentido de urgencia que se requiere para abordar el problema de la educación y que tanto le preocupa. “El gran motor de mi trabajo son los niños y niñas de Chile. Y sus oportunidades. Y niños no es una idea, tengo caras y niños muy concretos en mi mente”.

Empujar la reforma

Es ese sentido de urgencia y trabajo en terreno lo que Mirentxu cree que debe plasmarse en la reforma educacional que actualmente está llevando a cabo el gobierno. “Si tú me preguntas, qué cosa no puede quedar fuera de la reforma educacional, acorde a las propuestas de Educación 2020, yo creo que la carrera docente y definir calidad, a partir de eso deriva todo lo demás: qué necesitan los niños y qué niños necesita Chile. Lo más importante es que la lucha que ves en los colegios no sea lejana a la lucha teórica y legislativa”, explica Mirentxu.

Y es que si hay algo que los años en la academia, el terreno y el activismo le han enseñado es que la reforma tiene que tener un fuerte componente práctico que tenga siempre en su centro el bienestar de los niños y niñas. “Sueño con niños y niñas creativas, interesados por aprender, que les gusta hacer deporte, el arte, la música. Hablamos de integralidad. Que se sienta bien tratado, que se sienta en bienestar en su establecimiento. Eso no debiera faltar”.

Con todo ese recorrido, Mirentxu llega a dirigir la Fundación teniendo muy claro cuál es el rol de Educación 2020 en el contexto actual y hacia el futuro. “Nuestro rol es empujar esta reforma, que puede ser histórica, y cambiar la educación de Chile. Eso sólo se va a lograr con consenso con la ciudadanía. Se acabó el momento en que la ciudadanía daba lo mismo. Ésa es nuestra función, que es súper bonita y cada vez más importante”, asegura.

Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir