Las 15 situaciones más absurdas de la burocracia escolar

Guardar un cartucho de tóner sin tinta o realizar un protocolo de embarazo cuando sólo hay estudiantes de 3 a 5 años. Estas son algunas de las situaciones más absurdas que encontramos luego de numerosas conversaciones con directores y directoras de escuelas, además de una encuesta. En esta nota te contamos 15 de las situaciones … Continuar leyendo “Las 15 situaciones más absurdas de la burocracia escolar”

ESCRITO POR: Educación 2020

Guardar un cartucho de tóner sin tinta o realizar un protocolo de embarazo cuando sólo hay estudiantes de 3 a 5 años. Estas son algunas de las situaciones más absurdas que encontramos luego de numerosas conversaciones con directores y directoras de escuelas, además de una encuesta. En esta nota te contamos 15 de las situaciones más absurdas que, aunque no lo creas, sí realmente pasaron.

De acuerdo a una encuesta realizada por Educación 2020, entre un 40% y un 80% de tiempo destinan los equipos directivos a temas relacionados con la administración, lo que les deja poco espacio y energía para ser líderes pedagógicos y así promover aprendizajes de calidad.

Ineficiencias en las plataformas de información que utilizan las escuelas, descoordinaciones entre las instituciones del Sistema de Aseguramiento de la Calidad y la multiplicación de tareas terminan siendo una carga extra de trabajo.

Si bien hay información que es necesaria de entregar, hay veces en que las solicitudes o las obligaciones que deben cumplir las escuelas y los equipos directivos, resultan triste y francamente absurdas.

El siguiente es nuestro ranking de las 15 situaciones más absurdas que han vivido las escuelas, sólo para cumplir con las exigencias de la jaula burocrática.

  1. “Tuvimos que realizar un informe a la Superintendencia de Educación, porque un apoderado reclamó por un interferiado”.
  2. “Nos solicitaron tres cotizaciones por la copia de seis llaves, que tenían un costo de 5 mil pesos”.
  3. “Solicitamos al sostenedor, al alcalde y a los concejales que sacaran un árbol que constituía un peligro para la comunidad. En 2015, un fin de semana, el árbol cayó sobre una sala. Recién este año se está recuperando el aula”.
  4. “Tuvimos que realizar un protocolo de embarazo y nuestros alumnos tienen entre 3 y 5 años”.
  5. “Hubo que guardar el cartucho de un tóner sin tinta, para cuando nos vinieran a fiscalizar las compras”.
  6. “En una de las rendiciones por la Subvención Escolar Preferencial para comprobar que la actividad navideña existió, tuvimos que traer a la persona que hizo de Viejo Pascuero”.
  7. “Tuve que interrumpir mi trabajo para salir a comprar una cuerda larga, para luego cortarla en pedazos cortos, con el fin de justificar, frente a un fiscalizador, la existencia de unas cuerdas que habíamos comprado hace algún tiempo”.
  8. “Llegó un fiscalizador justo el día de nuestro aniversario, lo que interrumpió nuestras actividades. Visitas así generan sensación de querer “sorprender” a las escuelas, en lugar de lograr mejoras desde la confianza”.
  9. “Las plataformas que usamos para subir la información se caen a cada rato y se debe gastar tiempo subiendo varias veces los datos”.
  10. “Por alguna razón, tuvimos que sacar fotos del mobiliario nuevo con niños y sin niños, con las sillas arriba y con las sillas abajo”.
  11. “Es común que desde la Superintendencia, la Agencia de la Calidad y los Departamentos Provinciales nos soliciten información que ya está en las plataformas del Mineduc”.
  12. “Se contrató a una psicóloga luego de cumplir con todo el papeleo necesario y un largo trámite para conseguir la firma del alcalde y la aprobación del Consejo. Después de todo, nos dijeron que no había fondos, despidieron a la psicóloga y aún no le pagan el mes de servicio”.
  13. “El año pasado (2017) llegó Contraloría a fiscalizar compras que se realizaron en 2013”.
  14. “Compramos un data show para usar en la biblioteca y, por una actividad pedagógica, lo sacamos al pasillo para proyectar en la pared. Ese día llegaron y nos preguntaron por qué no estaba el data en su lugar”.
  15. “Se quebró un vidrio hace algún tiempo. Para poner uno nuevo, había que hacer un oficio que tenía que pasar por finanzas y luego ser revisado por la jefa de la Dirección de Educación. Pasaron tantos días, que los profesores decidieron poner los recursos y arreglar el tema”.
Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir