Estudio de Lectura 2º Básico: “La política educativa ha sido incapaz de revertir el peso del origen socioeconómico”

Superar las brechas exige avanzar en cobertura en Educación Parvularia, en modelos de atención flexibles y en el fortalecimiento de los equipos directivos.

ESCRITO POR: Educación 2020

Superar las brechas exige avanzar con urgencia en el aumento de la cobertura en Educación Parvularia, en modelos de atención flexibles que involucren a las familias y en el fortalecimiento de los equipos directivos.

Una vez más el nivel socioeconómico de origen es el principal predictor de desempeño de los estudiantes. Según el Estudio Nacional de Lectura de 2º Básico 2017 ya a los 7 años de edad, la diferencia entre un niño del grupo más pobre y otro del más rico es tan grande que el riesgo de no poder ser remontada a futuro es peligrosamente alto. “Si esta situación no logra ser revertida, las posibilidades de los estudiantes se verán cada vez más determinadas por las condiciones económicas y sociales de sus familias”, señaló Felipe Coloma, investigador de Política Educativa de Educación 2020. La diferencia de puntajes entre el nivel socioeconómico bajo y alto es la misma que en el SIMCE de Lectura de 4º y 8º básico, “lo que demuestra que la política educativa ha sido incapaz de revertir esta situación”, señaló Coloma.

Los resultados de la prueba, entregados por la Agencia de la Calidad, indican que las habilidades lectoras de los niños y niñas chilenos están estancadas desde el 2012. “Es tremendamente preocupante. La comprensión lectora es una de las variables que más influye y predice los futuros aprendizajes de los estudiantes en todas las asignaturas. Puede ser tanto una barrera como un trampolín en su futuro”, agrega el investigador.

El estudio destaca que la Educación Parvularia, habilidades narrativas orales, habilidades prelectoras, lectura de padres con sus hijos y expectativas educativas de los padres influyen en los resultados. “Si bien estas variables son una importante guía para orientar procesos de mejora, todas ellas siguen estando fuertemente asociadas al nivel socioeconómico de los estudiantes. No basta con promover estas variables, las políticas educativas se deben focalizar en cómo enfatizarlas en las escuelas con mayores índices de vulnerabilidad”, afirma Coloma.

Tres medidas de política pública inmediatas para revertir los malos resultados

1. Cobertura parvularia de calidad en sectores socioeconómicos bajos. Los resultados son enfáticos en mostrar que aquellos estudiantes que han cursado Educación Parvularia desarrollan mejores competencias lectoras. Sin embargo, en Chile, un mezquino 22,6% de los niños de 0 a 3 años del quintil más pobre asiste a salas cuna y jardines infantiles. “Si no nos hacemos cargo de reducir la brecha en cobertura parvularia de los estratos socioeconómicos repetiremos estos resultados una y mil veces”, dice Coloma.

2. Modalidades de Educación Parvularia que incluyan a los padres. “El involucramiento familiar en el aprendizaje puede ser incentivado a través de modalidades de Educación Parvularia que integren a padres y madres”, señala Coloma. Una alternativa son los Centros de Aprendizaje Familiar (CAF), espacios de atención flexibles que incorporan a los padres y madres. “Actualmente, estamos investigando para el diseño de los CAF, con el fin de proponer la modalidad como política pública”, agrega el investigador.

3. Fortalecimiento de equipos directivos. El informe enfatiza el rol de las escuelas en compensar el déficit en los estudiantes de hogares más vulnerables, tarea en la que los equipos directivos son fundamentales. Por lo mismo, “resulta sorprendente que siendo el segundo factor de las escuelas que más influye sobre el aprendizaje de los estudiantes, aún no tengamos en el país un sistema de desarrollo profesional directivo”, afirma Coloma.

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir