Debatamos, pero con la verdad

Educación 2020 manifiesta su preocupación por el inserto, aparecido el domingo 19 de octubre en la página C9 de El Mercurio, en que colegios particulares subvencionados anunciaban que se verían “forzados por la reforma a cerrar o a transformarse en particulares pagados”. Nos preocupa especialmente su falta de rigurosidad. Afirmar que el proyecto de reforma … Continuar leyendo “Debatamos, pero con la verdad”

ESCRITO POR: Educación 2020

Educación 2020 manifiesta su preocupación por el inserto, aparecido el domingo 19 de octubre en la página C9 de El Mercurio, en que colegios particulares subvencionados anunciaban que se verían “forzados por la reforma a cerrar o a transformarse en particulares pagados”. Nos preocupa especialmente su falta de rigurosidad. Afirmar que el proyecto de reforma “busca destruir a los colegios particulares subvencionados” para reemplazarlos por Corporaciones similares a las municipales, no sólo carece de asidero, sino que falsea la realidad.

Las sociedades comerciales dueñas de colegios, financiadas por el Estado, que cobran a los padres y que pueden lucrar, una vez aprobada la ley deberán transformarse en corporaciones educativas que seguirán siendo particulares, y que coexistirán con las públicas, eso sí, sin cobrar a los padres, sin seleccionar y sin usar los recursos para algo distinto al proyecto educativo que ellos libremente han elegido. Corporaciones y fundaciones educacionales privadas que funcionan con aportes estatales como las que de hecho ya existen y tienen una gran tradición en nuestro país, como lo es la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP) o la Fundación Astoreca.

Tampoco se ajusta a la realidad que los firmantes se atribuyan ser la columna vertebral de la educación chilena. Si bien algunos de los sostenedores que concurren al inserto son dueños de colegios con buenos resultados, constatamos que varios de ellos presentan resultados francamente malos. En efecto, los puntajes Simce obtenidos por sus estudiantes están muy por debajo de sus pares del mismo nivel socioeconómico y no desarrollan las habilidades mínimas en Lenguaje ni Matemáticas.

La información inexacta confunde e introduce incertidumbre en apoderados y profesores en un debate educativo que debe ser constructivo y que debe tener como norte el derecho a la educación de los niños y niñas de Chile y no intereses mezquinos.

(Carta publicada en El Mercurio el 22 de octubre de 2014).

Categorías

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir