#CreoEnLaPública: “Estudio en ese liceo por mi hermano, él demostró que sí es posible entrar a la universidad”

“Vivo en un sector rural de Puerto Saavedra, que me encanta, pero donde es difícil encontrar las cosas. Es acotado el transporte, internet. Los colegios están lejos. Yo estudié interna dos años, luego decidí irme a una casa de residencia, que es una beca que da el Mineduc para que te acoja una familia. En … Continuar leyendo “#CreoEnLaPública: “Estudio en ese liceo por mi hermano, él demostró que sí es posible entrar a la universidad””

ESCRITO POR: Educación 2020

“Vivo en un sector rural de Puerto Saavedra, que me encanta, pero donde es difícil encontrar las cosas. Es acotado el transporte, internet. Los colegios están lejos. Yo estudié interna dos años, luego decidí irme a una casa de residencia, que es una beca que da el Mineduc para que te acoja una familia. En el internado hay 70 niñas, en esta casa de residencia tengo mi propia pieza.

Estudio en ese liceo por mi hermano. En el campo es difícil, se ve como imposible que alguien entre a la universidad. Mi hermano rompió con eso. Está en enfermería en la UFRO. Fue el primero en estudiar por los dos lados de la familia. Mi mamá dijo: Pedro demostró que sí es posible. Entonces mi familia vio que podía ser un camino para mí.

Mi apellido es mapuche. En mi comunidad, en mi familia, la cultura está viva. En el colegio afortunadamente me han tocado profesoras que enseñan los pueblos originarios mostrando lo negativo de la colonización y no como si hubiesen llegado a “civilizar”. Me gusta la historia, permite entender el presente.

En el colegio la mayoría somos mapuche. Aun así, no hay clases de mapudungún. Por eso, con el centro de estudiantes postulamos a un proyecto para hacer un trafkintu. Es una tradición de intercambio de semillas o de diferentes cosas. Lo conversamos con el director y le gustó la idea. Siempre nos escuchan, los espacios para expresarnos están.

Soy presidenta del centro de estudiantes hace dos años. Tomé el liderazgo sin quererlo y es mejor, porque yo no tenía ansias de poder. Lo que más me preocupa es que los chiquillos están desencantados de la política educativa. Mi desafío es la participación, que las decisiones se tomen con las bases. Ése es mi enfoque.

El centro de estudiantes me ha brindado muchas oportunidades. Participé en un diplomado de liderazgo, gracias al que conocí lugares, personas y realidades. Hubo una charla de Francisco Javier Gil, en la que explicó que los talentos están igualmente repartidos en todos lados. Son cosas que una sabe, pero si las dice alguien importante, una piensa: chuta, no es algo de lo que sólo los segregados nos demos cuenta.

Creo que la Educación Pública tiene que entregar no sólo conocimientos, sino valores. Falta que más jóvenes vivan lo que yo viví en el diplomado, que cambien su perspectiva, que rompan y construyan paradigmas. Que nuestro lugar de origen no determine nuestro futuro”.

¿Tienes una historia? Cuéntanos por qué crees en la Educación Pública, envíanos tu testimonio a contacto@educacion2020.cl.

Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir