Cómo la convivencia escolar mejora los aprendizajes de niños y niñas

En la entrega de los resultados Simce 2014, se destacó un factor que explica los mejores resultados en las escuelas: el clima de convivencia escolar. Según cifras de la Agencia de la Calidad de la Educación, el clima de convivencia escolar se asocia a mejores resultados de aprendizaje en Lectura y Matemática, pudiendo hacer hasta … Continuar leyendo “Cómo la convivencia escolar mejora los aprendizajes de niños y niñas”

ESCRITO POR: Educación 2020

En la entrega de los resultados Simce 2014, se destacó un factor que explica los mejores resultados en las escuelas: el clima de convivencia escolar.

Según cifras de la Agencia de la Calidad de la Educación, el clima de convivencia escolar se asocia a mejores resultados de aprendizaje en Lectura y Matemática, pudiendo hacer hasta 42 puntos de diferencia entre establecimientos con alto y bajo clima escolar.

El indicador de clima escolar es uno de los ocho indicadores de desarrollo personal y social que mide la Agencia de la Calidad, junto con la autoestima académica, la participación y formación ciudadana, hábitos de vida saludable, asistencia escolar, retención, equidad de género y la titulación técnico profesional.                   

¿Cómo se mide? A través de un cuestionario confidencial que es respondido por cada uno de los y las estudiantes que rinden el Simce, además de sus padres o apoderados, y sus profesores. Este instrumento permite recoger información acerca de la percepción de todos estos actores, que luego se utiliza para realizar análisis de factores asociados, y contextualizar los resultados Simce.

¿Qué mide? Este indicador considera las percepciones y las actitudes que tienen los y las estudiantes, docentes, y padres y apoderados con respecto a la presencia de un ambiente de respeto, organizado y seguro en el establecimiento.

  • Ambiente de respeto: percepción sobre el trato respetuoso entre miembros de la comunidad educativa, la valoración de la diversidad y la ausencia de discriminación.
  • Ambiente organizado: percepción sobre la existencia de normas claras, conocidas, exigidas y respetadas por la comunidad educativa, y del predominio de mecanismos constructivos de resolución de conflictos.
  • Ambiente seguro: percepción en relación al grado de seguridad y de violencia física y psicológica al interior del establecimiento, y sobre la existencia de mecanismos para prevenir y actuar ante la violencia escolar.


¿Por qué es importante?

El clima de convivencia escolar afecta el bienestar y desarrollo socioafectivo de los y las estudiantes, impactando significativamente en la conducta, disposición y rendimiento de los distintos actores de la comunidad educativa.

“Para que niños, niñas y jóvenes aprendan se requiere de lugares protegidos, en donde ellos se sientan seguros, puedan interactuar entre sí libremente, jugar sin miedo a ser vulnerados, lugares en que el desarrollo de la confianza, de la empatía y la comunicación sean claves”, explica Michelle Olgui, psicopedagoga del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020.

Es importante que la comunidad educativa esté consciente que la convivencia escolar no sólo es una condición necesaria para el desarrollo de los aprendizajes, sino que es un aprendizaje en sí mismo. Una buena convivencia escolar “crea expectativas, desarrolla el autoconcepto (autoestima) personal y académico, crea redes de amistad, se aprende a vivir en comunidad, a organizarse, a respetarse a sí mismo y a otro como legítimo otro. Es en donde se fortalecen las habilidades necesarias para desarrollarse como persona integral”, dice Olgui.  

Se trata de condiciones aptas para el desarrollo no sólo de aprendizajes, sino de personas integrales. Pero para que esto suceda los equipos directivos y pedagógicos son clave. “Una adecuada convivencia escolar la pueden lograr todas las escuelas. Para que ocurra, es esencial instalar una cultura del bienestar y buen trato desde el liderazgo, tanto del equipo directivo como de las y los profesores del establecimiento. El foco debe estar siempre puesto en lo pedagógico, entendiendo como pedagógico que toda instancia es de aprendizaje, no sólo lo que ocurre en el aula, sino todo lo que ocurre dentro de la escuela”, finaliza Olgui.

Para saber más acerca de este y otros indicadores de desarrollo personal y social, te invitamos a leer este documento de la Agencia de la Calidad.

Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir