Admisión 2014: La información que necesitas no siempre está clara

Columna de Catalina de la Cruz , socióloga y MPhils at The Institute of the Americas at University College of London.  Si acabas de dar la PSU y tienes planes de seguir estudiando es necesario que conozcas información importante para evitar confusiones y decidir informado la institución en la que quieres estudiar. 1-. ¿Qué significa … Continuar leyendo “Admisión 2014: La información que necesitas no siempre está clara”

ESCRITO POR: Educación 2020

Columna de Catalina de la Cruz , socióloga y MPhils at The Institute of the Americas at University College of London. 

Si acabas de dar la PSU y tienes planes de seguir estudiando es necesario que conozcas información importante para evitar confusiones y decidir informado la institución en la que quieres estudiar.

1-. ¿Qué significa que una institución sea “reconocida”, “autónoma” o “acreditada”?

Todas las instituciones de educación superior (Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica) deben primero obtener “reconocimiento oficial” en el Mineduc para funcionar. Esto significa que si una institución utiliza este argumento como parte de su publicidad (por ejemplo, señalando que es una “universidad reconocida”), estrictamente lo que está diciendo es que pudo cumplir con los requisitos mínimos de funcionamiento exigidos por el Ministerio, lo que cumplen todas las instituciones de educación superior del sistema.

Ser “reconocido” es un paso básico para poder funcionar y no debe ser considerado como una fortaleza de la institución al momento de seleccionarla, porque todas las instituciones del sistema cuentan con este reconocimiento. Sería una situación equivalente a que si dijeran, como gancho publicitario, “tenemos autorización para funcionar”. Eso no constituye mérito alguno por lo que no debiera ser un elemento en tu evaluación.

Luego, para que una institución reconocida pueda otorgar títulos y grados válidos, debe pasar por el proceso de licenciamiento del Consejo Nacional de Educación (www.cned.cl) para ser consideradas instituciones “autónomas”. Una institución que promocione su autonomía en su publicidad simplemente señala que cuenta con la facultad de poder emitir dichos títulos y grados. El proceso de licenciamiento no está diseñado para garantizar la calidad de una institución (para eso existe la acreditación).

La gran mayoría de las instituciones de educación superior son autónomas, por lo que esta condición no dice nada respecto de la calidad o sobre los méritos que pueda tener para que los estudiantes elijan estudiar en ellas.

Una vez que las instituciones son autónomas pueden acreditarse voluntariamente como institución o someter al proceso a algunas de sus carreras, frente a la Comisión Nacional de Acreditación (www.cnachile.cl). Para las carreras de Medicina, Pedagogía básica, media, parvularia y diferencial, el proceso de acreditación es obligatorio.

2-. Acreditación de la institución o acreditación de la carrera: ¿cuál importa?

Existe un proceso de acreditación para la institución y otro para las carreras. Una carrera puede acreditarse independientemente de que su institución no esté acreditada, así como también puede suceder que una institución puede estar acreditada sin tener carreras acreditadas. Es por eso que debes fijarte que tengan los dos tipos de acreditaciones.

Revisa también la cantidad de años por las que está acreditada. Los años pueden ir de 1 a 7: Pocos años significan que cumple con criterios mínimos de calidad, pero que esa institución o carrera aún debe mejorar en varios aspectos. Al contrario, 6 ó 7 años de acreditación significará que la institución o la carrera presentan importantes fortalezas.

La acreditación institucional evalúa el grado de instalación y consolidación de procesos y mecanismos que permiten cumplir con el proyecto académico de las instituciones. Una institución acreditada otorga mayores y mejores garantías de solidez financiera y sustentabilidad académica. Es muy conveniente que leas por ti mismo las fortalezas y debilidades de la institución de tu interés en www.cnachile.cl

La acreditación de carreras evalúa el proyecto académico y la malla curricular de una carrera, los recursos humanos y materiales disponibles, y su capacidad de mejoramiento permanente. Esto, de acuerdo al perfil de egreso que la propia carrera ha definido, es decir, la promesa de conocimientos, habilidades y actitudes que asegura entregar.

3.- Y si no está acreditada, ¿en qué me fijo?

En primer lugar, si hablamos de universidades, lo imprescindible es matricularse en una universidad acreditada. Es importante saber que sólo si te matriculas en una universidad acreditada podrás acceder a las becas y créditos estatales.

En el caso de Centros de Formación Técnica, recomendamos elegir siempre alguno que cuente con acreditación institucional, aunque puede haber alguno de buena calidad que aún no se haya sometido al proceso de acreditación.

Si la institución aún no se ha sometido al proceso de acreditación, es importante fijarse en los años de existencia, en las condiciones de infraestructura y equipamiento de la sede de tu interés, en los mecanismos de apoyo para nivelación de alumnos, en los servicios de ayuda económica y de salud, en el número de profesores de jornada completa o media jornada, en el número de profesores por hora. Esta información la puedes encontrar en www.mifuturo.cl.

En el caso de las carreras, recuerda que para Medicina y Pedagogía la acreditación es obligatoria, por lo que siempre se debe preferir una carrera acreditada. En el resto de las carreras, sobre todo de las áreas de ciencias, tecnología, ciencias sociales y salud, es recomendable siempre preferir una carrera acreditada.

Sin embargo, como este proceso es voluntario, no siempre las universidades someten a todas sus carreras a acreditación. En este caso, para conocer más de la carrera que quieres estudiar revisa aspectos que serán importante cuando egreses: salarios y empleabilidad de quienes hayan egresado, y que la deserción no sea alta (no mayor a 30%). Esto último es relevante porque indica cuánto esfuerzo hace la institución en retener a sus estudiantes. Ambos datos puedes encontrarlos en www.mifuturo.cl.

Puede que te encuentres también con instituciones que dicen ser “inclusivas”, es decir, que no piden PSU. Aunque este argumento podría ser válido, sin duda, es insuficiente. En estos casos, te recomendamos que indagues más con preguntas, por ejemplo: “¿Qué hacen para nivelar a los estudiantes que no vienen preparados?; ¿Qué resultados les han dado sus planes?”. Es importante consultar por planes de nivelación inicial en lenguaje y matemáticas, como también por planes de apoyo al rendimiento académico a lo largo de la carrera.

4. Ofertones: Pan para hoy, hambre para mañana

Sabemos que debido a los valores de las mensualidades es a veces muy tentadora una oferta o un regalo atractivo para preferir una institución sobre la otra. Estas decisiones, sin embargo, son pan para hoy y hambre para mañana.

Hoy en día no contamos con leyes que regulen la publicidad ni el contenido que se utiliza en las estrategias de marketing de las instituciones excepto para el caso de las que están acreditadas. Estos vacíos te exigen estar muy bien informado.

Mientras estos temas no se resuelvan es tarea tuya reconocer la mejor opción para ti, por lo que es necesario que conozcas esta información lo mejor posible. Éxito en tu postulación.

 

Para más información, revisa nuestra Guía del postulante a la educación superior.

Categorías
  • Columnas de opinión
Temas
  • acreditación
  • Educación Superior

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir