4 infografías clave para entender los problemas de la educación chilena

Educación 2020 es la ONG que representa a Chile en la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca), red que creó un Observatorio Ciudadano (reduca-al.net/observatorio/inicio) que permite a la ciudadanía de toda Latinoamérica monitorear si sus países garantizan el derecho a la educación. A partir de esos datos, Educación 2020 … Continuar leyendo “4 infografías clave para entender los problemas de la educación chilena”

ESCRITO POR: Educación 2020

Educación 2020 es la ONG que representa a Chile en la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca), red que creó un Observatorio Ciudadano (reduca-al.net/observatorio/inicio) que permite a la ciudadanía de toda Latinoamérica monitorear si sus países garantizan el derecho a la educación. A partir de esos datos, Educación 2020 elaboró una serie de infografías que explican en fácil cuál es la situación educativa en nuestro país.

Revisa acá todas las infografías de Educación 2020.

1.- Primera infancia: partir por el principio

Existe consenso en que esta etapa es clave para disminuir desigualdades. Antes de los cinco años es cuando ocurre la mayor explosión de lenguaje de las personas y un Big Bang de conexiones neuronales. Y sin embargo, este es el ciclo educativo en el que Chile invierte menos recursos. “Sí, se han construido salas cunas y jardines infantiles, pero con bajos estándares de calidad, especialmente en la proporción entre educadoras por niño y niña. En primera infancia, la educación de mala calidad puede causar más daño que no tenerla”, asegura Nicole Cisternas, investigadora de Educación 2020.

2.- La matrícula de educación pública más baja de Latinoamérica

El deterioro de la Educación Pública ocurre de forma transversal en el sistema educativo chileno: en jardines infantiles, colegios y educación superior. Después de la reforma de los 80, la matrícula de estudiantes en establecimientos públicos cayó a la mitad. Esto ocurrió por distintos problemas, entre ellos, el sistema de “voucher”, que incentiva la competencia de matrícula entre colegios públicos y subvencionados para recibir la subvención estatal.

El voucher, a su vez, incentiva la desigualdad al entregar financiamiento variable a colegios con gatos fijos y promueve que la oferta de educación pública varíe entre comunas, dependiendo de la gestión de cada municipio. “Fortalecer y articular la Educación Pública es un imperativo que no debe quedar relegado”, agrega Cisternas.

3.- Necesitamos innovar para aprender

En los últimos 10 años Chile ha triplicado su inversión en educación, mejorando en infraestructura e institucionalidad, medidas necesarias, pero que no han impactado en los aprendizajes de los niños, niñas y jóvenes. Los bajos niveles de Simce reflejan que hay miles de estudiantes (tanto de colegios privados, subvencionados y públicos) que tienen dificultades para comprender lo que leen o para dar una opinión fundamentada.

La silla no basta. Somos el país con la mayor cantidad de horas de clase de la OCDE y nuestros niños y niñas no están aprendiendo. Esto vulnera sus derechos y afecta enormemente sus oportunidades de desarrollo. Necesitamos innovar para aprender, transformar lo que pasa en la sala de clases, es decir: qué se aprende, cómo se aprende, con quiénes y con qué. Según la investigadora de Educación 2020, “la innovación pedagógica no es un lujo ni una reforma complementaria, sino que es un imperativo ético y una urgencia”.

Mira la infografía “¿Qué es la innovación educativa y cómo puede transformar nuestra educación?”

4.- El abandono escolar también ocurre por aburrimiento

Desde la perspectiva del derecho a aprender, es un problema que haya uno o 90 mil estudiantes al año que abandonen el colegio. Además, nuestras tasas de inasistencia son altísimas y las trayectorias educativas, erráticas: jóvenes salen y entran del sistema.

Cuando hablamos de las causas de la exclusión educativa no sólo hay que considerar los factores tradicionales de pobreza o de problemas familiares, también hay que reflexionar sobre el interés y sentido que tiene la escuela para los niños y niñas. “Educación 2020 ha escuchado en terreno las voces de estudiantes, diciendo que se aburren en clases o que el colegio no les hace sentido. La mayoría no falta porque no puede, sino porque no quiere ir al colegio”, concluye Cisternas.

Otra vez: la clave está en transformar nuestra educación, en innovar para aprender.

Categorías
Temas

SUSCRÍBETE AL REPORTE DIARIO DE LAS PRINCIPALES NOTICIAS SOBRE EDUCACIÓN

Compartir